Circle

Muerto en combate


Muerto en combate (en inglés KIA, killed in action) es una clasificación de bajas utilizada frecuentemente por los militares para señalar muertes en sus propias filas provocadas por fuerzas contrarias. Es posible aplicar el término muerto en combate tanto para las tropas que combaten en primera línea como para las unidades navales, aéreas y de apoyo o refuerzo. No suele incluir a fallecidos en accidentes, ataques terroristas u otro tipo de eventos «no hostiles».[1]

El Departamento de Defensa de Estados Unidos, por ejemplo, establece que aquellos declarados KIA no es preciso que hayan disparado sus armas, solo es preciso que hayan muerto a causa de un ataque hostil. Los KIAs incluyen aquellos matados por fuego amigo en el medio de un combate, pero no de incidentes tales como choques accidentales de vehículos, asesinato u otros eventos no-hostiles o terrorismo. El término KIA se puede utilizar tanto para las tropas de combate de primera línea y para las tropas navales, aéreas y de soporte. Alguien que es muerto en combate durante un evento particular es identificado como (daga) al lado de su nombre para hacer referencia a su muerte en ese evento o eventos.

El término muerto por heridas (en inglés DOW, dead of wounds) puede ser utilizado para tropas muertas en centros médicos en o tras el combate, debido a las heridas provocadas en el mismo.

En Francia, la expresión "muerto por el enemigo" se encuentra en las tarjetas elaboradas después de la Primera Guerra Mundial por la administración de veteranos y hoy conservadas por el Departamento de Memoria, Patrimonio y Archivos y el Servicio Histórico de Defensa del Ministerio de las Fuerzas Armadas [2]​. Para que un combatiente sea declarado muerto, dos testigos deben regresar del ataque para dar fe de ello, de lo contrario se declara "desaparecido".

Los dictámenes emitidos por el Ministerio de la Guerra se transmiten al alcalde del municipio de residencia del difunto. El alcalde notifica personalmente a la familia que el soldado ha pedido notificar. La notificación también se notifica a las autoridades militares que llevan el registro de servicio. A partir de ahí, el ayuntamiento puede establecer el certificado de defunción, que permite a la familia abrir la sucesión.

La expresión “muerto por el enemigo” se extendió posteriormente a otros conflictos.

El Memorial Estadounidense de Normandía, cerca de Colleville-sur-Mer, en Normandía, Francia.